Reiki

Reiki

Google+ Followers

martes, 24 de agosto de 2010

El Entusiasmo es una Actitud





Por Dr. Alberto Villoldo


EL ENTUSIASMO NOS IMPULSA, NOS LLENA DE OPTIMISMO Y NOS PERMITE FORJARNOS SUEÑOS POSIBLES DE ALCANZAR.


 

Entusiasmo quiere decir "Dios adentro", y este antiguo significado nos dará una buena idea de la gran fuerza que esta palabra encierra.
Vivir con entusiasmo significa estar lleno de espíritu positivo, de alegría y de ánimo.


El entusiasmo es una actitud.
Nosotros elegimos vivir aburridos o alegres, encontrar el lado gris o colorear de las cosas.
Obviamente, a veces hay tareas o situaciones que no nos despiertan ningún tipo de entusiasmo, pero podemos buscarles el lado amable o positivo para estimularnos y realizarlas de la mejor manera posible.
A veces el entusiasmo surge espontáneo y otras nos toca buscarlo.

Hay veces en que sucede algo mágico y que surge desde muy dentro de nosotros mismos; es como un calambre que nos impulsa a seguir y seguir, a no dejarnos vencer hasta conseguir lo que nos hemos propuesto.


Esa fuerza es positiva y alegre, tiene un nombre muy bonito: ¡ENTUSIASMO!



La palabra entusiasmo es una palabra que salta, que corre, que se esfuerza, que disfruta.



Cuando está activa, todo parece más sencillo y hasta lo imposible se vuelve más cercano.

El entusiasmo es el ingrediente secreto que ha hecho que los hombres y las mujeres conquisten grandes sueños que parecían metas inalcanzables: Desde curar enfermedades, crear obras de arte, alcanzar la auto realización espiritual... Pero el entusiasmo también es necesario para vivir las pequeñas cosas de todos los días: Para ayudar en casa, para cumplir con nuestras obligaciones y que no nos parezcan pesadas, para terminar lo que empezamos...

El entusiasmo no sólo impulsa a quien lo experimenta, sino que es muy contagioso.

Si creemos que tenemos algo que necesitamos defender, que tenemos un proyecto que nos interesa sacar adelante o estamos trabajando por hacer algo que beneficie a los demás, seguramente encontraremos personas que querrán unirse a nuestro empeño y gran proyecto.
Afortunadamente no hay vacuna para el entusiasmo, si todos aprendiéramos a disfrutar cada pequeña cosa que hacemos cotidianamente, viviríamos más felices y mucho más satisfechos con nosotros mismos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.